¡Si sale a pedir dulces este Halloween, hágalo de forma segura!

La temporada de fantasmas, duendes y dulces está llegando más rápido de lo que esperábamos y antes de buscar el disfraz perfecto, debemos estar preparados para tener un Halloween seguro.

Si este año planea salir a pedir dulces o repartir dulces entre los pequeños, tenga en cuenta estos consejos para que sea una actividad divertida y saludable:

  • Asegúrese de que todas las personas mayores de 12 años estén vacunadas para que puedan comenzar a desarrollar inmunidad.
  • Procure permanecer al aire libre si se reúne con personas de otro hogar.
  • Manténgase a seis pies de distancia de los zombis, piratas y otras personas disfrazadas que pasen a su lado. Es difícil predecir si un niño podrá mantener la distancia mientras pide dulces -aún si tiene las mejores intenciones de hacerlo.
  • Use un cubrebocas adecuado. Una máscara de disfraz no sustituye al cubrebocas recomendado para protegerse del COVID.
  • Recuerde que no es seguro usar una máscara de disfraz sobre el cubrebocas, pero una opción podría ser decorar la cara de un niño para aportar un toque adicional de diversión a su disfraz.
  • Tampoco es seguro que los niños menores de dos años usen cubrebocas.
  • También es importante que preste atención cuando toque de puerta en puerta. Si nota que hay varios niños pidiendo dulce o truco, es preferible que intente en otra casa que no esté tan ocupada.

Y aquí le damos otros consejos adicionales:

  • Elija zapatos prácticos. Incluso los más pequeños que piden que los carguen en la mayoría de los días, podrían descubrir que no pueden caminar un maratón en Halloween.
  • Lleve una linterna o varitas o pulseras luminosas. También puede colocar cinta reflectiva en los disfraces de sus niños para ayudar a otras personas y conductores a detectar a los duendes y superhéroes más pequeños.
  • Deseche los dulces si tienen la envoltura rota.
  • Lleve consigo desinfectante de manos para usarlo las veces que sea necesario.

Una nota especial sobre uno de cada 13 niños que padecen alergias alimentarias: El Proyecto Teal Pumpkin ayuda a que pedir dulces en Halloween sea más seguro e inclusivo al recordarle a las personas que ofrezcan a los niños golosinas o regalos que no sean comestibles y que sean seguros para todos. Para participar, puede colocar una calabaza verde azulada al frente de su puerta o en los escalones de la entrada. Si necesita saber más sobre este tema, el Centro de Investigación y Educación sobre Alergias Alimentarias (FARE) tiene más información sobre cómo vivir con alergias alimentarias.

Por último, un recordatorio para los conductores. ¡Reduzca la velocidad y esté alerta!

Recuerde que los niños están emocionados y pueden correr a la calle. Halloween es un buen día para encender las luces antes de tiempo para que los pequeños puedan verlo y usted también pueda verlos desde lejos. También los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) tienen más consejos para pedir dulces dando clic a este enlace.