¿Cómo afecta el COVID-19 al cerebro?

graphic of the human brain and covid particles floating around it.

Sabemos cómo el COVID-19 afecta muchas partes del cuerpo, como los pulmones y el corazón. Pero los científicos aún están tratando de comprender cómo afecta el COVID-19 al cerebro. El COVID-19 puede hacer que nos sintamos mareados, que nos den dolores de cabeza o que no podamos concentrarnos -síntomas que involucran al cerebro. Pero los mecanismos exactos de cómo el virus COVID-19 causa estos síntomas, aún no están claros.

Una de las razones por las que es tan difícil estudiar cómo COVID-19 afecta el cerebro es porque el cerebro de cada persona es único.

“Todo el mundo tiene un cerebro ligeramente diferente”, dijo Jacqueline Bernard, neuróloga de la Universidad de Ciencias y Salud de Oregon. “Tenemos las mismas estructuras cerebrales, pero según factores genéticos y ambientales, el cerebro de todos funciona de manera diferente”.

Y debido a que condiciones como la ansiedad o el estrés pueden causar confusión mental o mareos, puede ser difícil identificar qué efectos tiene el COVID-19 en el cerebro en comparación de otros en la vida de alguien.e.

COVID-19 and the brain

El cerebro es el eje central del sistema nervioso y controla nuestros movimientos, pensamientos, sentimientos, órganos y acciones involuntarias como la respiración y la digestión. El sistema nervioso se compone de dos partes: el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y el sistema nervioso periférico, que se ramifica desde la médula espinal y controla las extremidades.

De manera similar a como el COVID-19 puede afectar otros órganos, como el corazón y los pulmones, el COVID-19 puede tener efectos tanto directos como indirectos en el cerebro.

Como efecto directo, una de las grandes preguntas que los investigadores quieren responder es si el virus realmente ingresa al cerebro. En casos raros, se encontraron partículas del virus COVID-19 en el tejido cerebral o las meninges (las membranas protectoras alrededor del cerebro), pero “en general, gran parte de los efectos del COVID-19 en el cerebro provienen indirectamente de la respuesta inmunitaria que su cuerpo lanza contra el virus”, dijo Bernard.

Por ejemplo, una respuesta inmunitaria extrema puede causar una afección cerebral llamada encefalitis, que puede provocar dolores de cabeza, confusión mental e incluso convulsiones.

“Otra consecuencia de esta respuesta inmunitaria sobre activada es el desarrollo de coágulos de sangre”, dijo Bernard.

Los coágulos de sangre son buenos en teoría; dejan de sangrar por un corte, por ejemplo. Pero un sistema inmunológico hiperactivo puede causar coágulos innecesarios. Si un coágulo de sangre viaja al cerebro, puede atascarse allí y cortar el suministro de oxígeno y nutrientes, dañando o matando las células. Los coágulos de sangre en el cerebro también pueden causar un derrame cerebral, que puede ser fatal.

Además, las personas pueden sufrir daño cerebral por falta de oxígeno porque el COVID-19 dañó los pulmones o el corazón, ambos vitales para transportar oxígeno por todo el cuerpo. Si el cerebro no recibe suficiente oxígeno, las células cerebrales comienzan a morir.

COVID-19 y el cerebro

Algunas personas que tienen COVID-19 experimentan síntomas persistentes como tos y fatiga, pero otras también desarrollan dolor nervioso y confusión mental. La neblina mental es un término no médico que abarca una variedad de síntomas, pero generalmente se puede describir como una disminución de la capacidad de concentración, así como sentimientos de “neblina” o confusión.

Los científicos aún no entienden completamente qué causa la neblina mental. A veces, solo la gravedad de la enfermedad puede causar una disminución de la capacidad cognitiva. La enfermedad grave por COVID-19 acompañada de daño de múltiples órganos y una estadía prolongada en el hospital pueden estar asociadas con COVID prolongado. Sin embargo, algunos pacientes que desarrollan COVID prolongado nunca estuvieron lo suficientemente enfermos como para requerir hospitalización.

Investigaciones recientes muestran cambios físicos en el cerebro a causa de COVID-19. En un estudio publicado a principios de este año, científicos del Reino Unido estudiaron a personas que tenían COVID-19 y encontraron evidencia de disminución del tamaño del cerebro, daño tisular y disminución de la materia gris (el tejido externo del cerebro que es vital para la función cerebral). La mayoría de los participantes del estudio no estuvieron hospitalizados debido al COVID-19, lo que significa que incluso los casos leves pueden tener efectos a largo plazo.

“La comunidad médica no ha conectado todos los puntos, pero algunos de estos problemas persistentes de memoria y confusión mental podrían tener una base biológica real pues un sistema inmunitario hiperactivo puede causar una función disminuida”, dijo Bernard.

Aunque se necesita más investigación para comprender los efectos completos de COVID-19 en el cerebro, el Dr. Bernard es optimista.

“La mayor parte de lo que experimentan las personas no será permanente, incluso si el progreso es lento y hay múltiples síntomas”, dijo Bernard.